Primero que nada, es importante descartar que tu embarazo no sea de alto riesgo. Si así es, sólo tu médico tendrá la autoridad para decidir qué puedes hacer.
Pero si tu embarazo transcurre normalmente, hay pautas a seguir:
• Lleva contigo tus documentos, tarjeta de seguro, recetas médicas.
• Contrata un seguro de viaje que incluya cobertura por parto prematuro a bordo
• Investiga los hospitales que estén ubicados cerca de tu destino.
• Averigua en el consulado o embajada de tu destino, si existe restricción de entrada para mujeres embarazadas.
• No viajes sola a partir de la semana 28
• Averigua las restricciones para madres gestantes de la aerolínea. Cada una tiene políticas diferentes.
• Solicita asiento con reposapiés y ubícate junto al pasillo
• Utiliza ropa amplia y cómoda y medias de compresión
• Evita cargar mucho peso
• Muévete durante el vuelo.
• Colócate el cinturón de seguridad por debajo del vientre
• Evita sitios muy calurosos pues las embarazadas de por sí tienden a tener mucho calor y el sol puede provocar las manchas de embarazo.