Limite los alimentos con grasa y prefiera las frutas y verduras. Modifique la forma de alimentarse.

En el Ecuador el índice de enfermedades a consecuencia de una mala alimentación aumenta. El colesterol es un tipo de grasa que las personas llevan normalmente en su sangre, y de acuerdo con la cantidad que circule puede ser un amigo o un enemigo mortal. Nuestro organismo absorbe el colesterol, en una parte, de los alimentos como: carne, embutidos, mariscos, huevos, leche entera, y la otra se forma naturalmente en el cuerpo.

Un nivel de colesterol sangu√≠neo superior a 200 mg/dl, pone en peligro el coraz√≥n y da√Īa las arterias, lo que favorece la aparici√≥n de arterosclerosis, una enfermedad que a la larga¬† puede ocasionar un infarto.

Una alimentación con alto consumo de grasas, especialmente de origen animal contribuye a que el colesterol en la sangre se eleve peligrosamente. El nivel deseable de colesterol en el organismo  debe ser  <200 mg/dl; el límite alto será hasta 239 mg/dl  y un nivel determinado de alarma de >240 mg/dl.

Conforme a los hábitos de alimentación y estilo de vida de cada persona varían los tipos de colesterol, es decir, LDL o colesterol malo que al ser oxidado se deposita en las paredes de las arterias y las obstruye, ocasionando enfermedades cardíacas. En cambio, el segundo los HDL o colesterol bueno tiene la cualidad por su estructura de sacar el colesterol de la sangre para llevarlo hacia el hígado y luego eliminarlo. Existen tres tipos de grasa que son:

Saturadas: relacionadas con el nivel alto de colesterol sanguíneo; se encuentran en la piel del pollo, res, cerdo, en las comidas rápidas, repostería, mantequilla, queso crema  y aceite de coco.

Poliinsaturadas: constituidas  por los ácidos grasos Omega -3 y Omega-6 presentes en el aceite de maíz, girasol, soya, aceite de pescado, mantequilla de maní, margarina, nueces, almendras y pescados de agua fría.

Monoinsaturados: protectoras del corazón por excelencia, abundantes en el aceite de oliva y canola, principalmente.

Alimentación recomendada

  • Reduzca la carne de cerdo, v√≠sceras, embutidos, mariscos (en especial camarones), piel de pollo, leche entera, yema de huevo, quesos amarillos, mantequilla, queso crema y manteca de cerdo.
  • Limite el consumo de huevos (dos por semana).
  • Prefiera alimentos bajos en grasa.
  • Modifique la forma de cocinar; prepare las carnes al horno, a la parrilla, a la plancha, vapor, hervidos; utilice aceite de soya, ma√≠z u oliva.
  • Aumente el consumo de fibra.
  • Ingiera, al menos, tres tipos diferentes de verduras y frutas al d√≠a.
  • Beba, aproximadamente, ocho vasos de agua al d√≠a.
  • Evite las bebidas alcoh√≥licas.
  • Haga ejercicio porque mejora la funci√≥n cardiorrespiratoria, ayuda a mantener el peso y controla los niveles de colesterol.
Lcda. Alexandra Vásquez Yépez РNutricionista РHospital de los Valles 
Art√≠culo tomado de la Revista Somos Familia ‚Äď Edici√≥n N¬ļ 20.